PSOAS ILIACO, EL MÚSCULO DEL ALMA

POSTURA DEL GUERRERO

El Psoas Iliaco, es un grupo muscular especialmente implicado cuando practicamos Hatha Yoga. Aunque hablemos de él en su conjunto, está compuesto en realidad por dos músculos: el Psoas y el Iliaco. El Psoas surge de la última vértebra dorsal, y el Iliaco del hueso sacro. De ahí, ambos músculos descienden y se conectan con el fémur.

Podríamos decir, entonces, que el Psoas Iliaco une la espalda baja con las piernas. Tener este grupo muscular en plena forma determinará, en gran medida, nuestra postura corporal y la movilidad que tengamos en el tren inferior.
El psoas iliaco es un potente flexor de la cadera y un rotador externo del femur, es el músculo más profundo y estabilizador del cuerpo humano, que afecta a nuestro equilibrio estructural, amplitud de movimiento, movilidad articular y funcionamiento de los órganos del abdomen.

Es el único músculo que conecta la columna vertebral (las 5 vertebras lumbares) con las piernas, el responsable de mantenernos de pie y el que nos permite levantar las piernas para caminar.
Un psoas sano estabiliza la columna vertebral y proporciona apoyo a través del tronco, formando además un buen estante para los órganos abdominales.

MÚSCULOS PSOAS -ILIACO

órgano de recepción

El psoas es también un “ÓRGANO DE PERCEPCIÓN” con un gran componente emocional, compuesto por tejido bio-inteligente, que encarna literalmente, nuestro deseo más profundo de supervivencia y de florecer.
Es decir, es el MENSAJERO PRIMARIO del sistema nervioso central, por lo que es considerado también como un portavoz de emociones. Esto se debe a que el psoas está conectado con el diafragma a través del tejido conectivo o fascia, por lo se ve afectado tanto en la respiración, como en el miedo reflejo.

Un estilo de vida acelerado y el estrés generan adrenalina que crónicamente TENSAN el psoas, preparándolo para correr, entrar en acción o encogerse para protegernos.
Si constantemente mantenemos el psoas en tensión debido al estrés, con el tiempo comienza a ACORTARSE y a ENDURECERSE.
Se dificultará así nuestra postura y las funciones de los órganos que habitan en el abdomen, dando lugar a dolores de espalda, ciáticas, problemas de disco, degeneración de la cadera, menstruaciones dolorosas o problemas digestivos.


El acortamiento del psoas provoca una tensión de las vertebras hacia abajo, ocasiona presión discal e hiperlordosis lumbar.
Ocasiona dolor lumbar, pinzamientos, tension en los iliacos y el muslo.
Estudiantes, oficinistas, conductores, …todos se ven afectados, las personas sedentarias sufren un acortamiento, asi como deportistas de ciclismo, spinning, trialón, futbolistas…debido a la flexión constante.

Por otro lado, un psoas tenso manda señales de tensión al sistema nervioso, interfiere en el movimiento de los fluidos y afecta a la respiración diafragmática.
De hecho, el psoas está tan íntimamente involucrado en las reacciones físicas y emocionales básicas, que cuando está tensionado de forma crónica, está enviando al cuerpo continuas señales de PELIGRO, por lo que puede repercutir en el agotamiento de las glándulas suprarrenales y del sistema inmunológico.
Esta situación se ve agravada por la forma de sentarnos o por las posturas de nuestros hábitos diarios, que reducen nuestros movimientos naturales y constriñen aún más el músculo.

Un psoas liberado permite alargar mucho más la parte delantera de los muslos y permite a las piernas y la pelvis moverse con mayor fluidez e independencia.
Mejora la posición de la columna y de todo el torso, con la consecuente repercusión en la mejora de las funciones de los órganos abdominales, en la respiración y en el corazón.

Cuando cultivamos la salud de nuestro psoas se reavivan nuestras energías vitales y conectamos de nuevo con nuestro POTENCIAL CREATIVO.
En algunas filosofías orientales al psoas se le conoce como el «MÚSCULO DEL ALMA», un centro de energía principal del cuerpo.
La simple relajación del psoas y del diafragma a través del estiramiento, puede reducir espectacularmente los sintomas de dolor y posturales.
Cuanto más flexible y fuerte esté el psoas, más podrá nuestra energía vital fluir a través de los huesos, músculos y articulaciones.

El psoas sería como un órgano de canalización de la energía, un núcleo que nos conecta a la tierra, nos permite crear un soporte firme y equilibrado desde el centro de nuestra pelvis.
Así, la columna vertebral se alarga y a través de ella, puede fluir toda nuestra vitalidad.


Es curioso porque muchas de las personas que comienzan a hacer yoga desconocen, en realidad, qué es el Psoas Iliaco y dónde se encuentra. La mayoría de ellas acaba tomando conciencia de él cuando observa que está debilitado o rígido y no les permite llevar la pierna hacia adelante con libertad, en el saludo al Sol, o estar a gusto respirando en Virabadrasana , por ejemplo. Si eres de los que pasan muchas horas sentado/a delante del ordenador en el trabajo, o estás estudiando unas oposiciones, te interesa seguir leyendo.

Acortamiento del psoas…

¿Por qué se produce el acortamiento de este grupo muscular? Las razones pueden ser varias, pero principalmente se debe a la falta de movimiento a lo largo del día. Quizás no tengas la sensación de llevar una vida sedentaria, seguramente hagas tu práctica de Hatha a diario, vayas a correr un par de veces a la semana o estés apuntada/o al gimnasio.

Sin embargo, piensa que el día tiene 24 horas, 7 u 8 las pasamos durmiendo. Y otras 8 suelen dedicarse al estudio o al trabajo, generalmente en posturas artificiales y estáticas (y estar sentado frente al ordenador lo es).

Por todo ello, es probable que tus músculos hayan ido perdiendo movilidad y endureciéndose. Ya habrás escuchado más de una vez que, en el cuerpo humano, lo que no se utiliza habitualmente, tiende a atrofiarse.
Pero ¿Qué ocurre exactamente cuando el Psoas Iliaco está acortado? Por lo general, se produce una hiperlordosis a nivel lumbar, es decir, una curvatura excesiva en esta zona que hace que llevemos el peso de nuestro cuerpo a la parte baja de la espalda. Esto puede provocar lumbalgias con cierta frecuencia. Además, puede verse comprometida la marcha, ya que un Psoas demasiado rígido afectará también a la flexión de la cadera.

Por eso muchas personas, al dar la zancada hacia adelante en el Saludo al Sol, encuentran que su pie se queda muy por detrás de las manos. Asimismo, el movimiento de abducción de cadera que se hace, por ejemplo, en posturas como Ardha Chandrásana o Uttitha Trikonásana se puede volver complicado.

Si te has sentido identificada/o con esto, ¡enhorabuena! Has dado el primer paso: tomar conciencia de la dificultad. Ahora hay que ponerse manos a la obra para ir devolviéndole la elasticidad y frescura al Psoas Iliaco. ¿Por dónde empezar? A continuación, te damos algunas pautas básicas que conviene tener en cuenta:

Continúa con tu práctica habitual de Yoga. Si encuentras algún movimiento o asana especialmente complejo, ve poco a poco. Recuerda una de las máximas del Yoga: nunca debe haber dolor.

En tu prçactica, incide en posturas como Virabadrásana, Uttitha Trikonasana o Anjaneyasana . Ve hasta tu límite cómodo y quédate respirando un tiempo. Intenta relajar la musculatura con suavidad a la vez que estiras.

Si eres de los que, por trabajo o estudio, tienes que pasar muchas horas sentado, procura hacer descansos cada hora y media. Camina, haz un par de sentadillas o salta. Oxigenarás las neuronas y ayudarás a que tu musculatura se active. En tu tiempo libre, no sigas realizando actividades sedentarias, opta por salir a pasear, nadar, bailar, cualquier cosa que vuelva a movilizar el tren inferior.

Prueba los auto-masajes. Puedes utilizar una pelota para masaje miofascial, por ejemplo, o simplemente tus manos. Masajea el Psoas Iliaco en todo su recorrido. Así mejorarás la circulación sanguínea de la zona.

La rana sorda, cuento.

Cuento con moraleja

Un grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo.
Todas las demás ranas se reunieron alrededor del hoyo.

Cuando vieron cuan hondo era el hoyo, las ranas de arriba le dijeron a las dos ranas en el fondo que para efectos prácticos, se debían dar por muertas.
Las dos ranas no hicieron caso a los comentarios de sus amigas y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas.


Las otras seguían insistiendo que sus esfuerzos serían inútiles.
Finalmente, una de las ranas puso atención a lo que las demás decían y se rindió.
Luego se desplomó y murió.
La otra rana continuó saltando tan fuerte como le era posible.


Una vez más, la multitud de ranas le gritaba y le hacían señas para que dejara de sufrir y que simplemente se dispusiera a morir, ya que no tenia caso seguir luchando.
Pero la rana saltó cada vez con más fuerzas hasta que finalmente logró salir del hoyo.
Cuando salió, las otras ranas le dijeron:»nos da gusto que hayas logrado salir, a pesar de lo que te gritábamos».


La rana les explicó que era sorda, y que pensó que las demás la estaban animando a esforzarse más y salir del hoyo.

Moraleja

1. La palabra tiene poder de vida o muerte. Una palabra de aliento a alguien que se siente desanimado puede ayudar a levantarlo y finalizar el día.
2. Una palabra destructiva dicha a alguien que se encuentre desanimado puede ser lo que lo acabe por destruir. Tengamos cuidado con lo que decimos.
3. Una persona especial es la que se da tiempo para animar a otros.
4. A veces es mejor hacer oídos sordos… y confiar en uno mismo. Ten cuidado con lo que dices y como lo dices a los demás, porque tus palabras pueden ser constructivas … o destructivas.
¿Qué te parece si hacemos oídos sordos a las cosas negativas y comenzamos a animarnos los unos a nosotros ?

La roca en el camino, cuento para reflexionar

cuento para reflexionar

En un reino lejano, hubo una vez un rey que colocó una gran roca en medio del camino principal de entrada al reino, obstaculizando su paso. Luego se escondió para ver si alguien la retiraba.
Los comerciantes más adinerados y algunos cortesanos que pasaron simplemente rodearon la roca. Muchos de ellos se quedaron un rato delante de la roca quejándose y culparon al rey de no mantener los caminos despejados pero ninguno hizo nada para retirar el obstáculo.
Entonces llego un campesino que llevaba una carga de verduras. La dejó en el suelo y estudió la roca observándola. Intentó mover la roca empujándola y haciendo palanca con una rama de madera que encontró a un lado del camino. Después de empujar y activarse mucho, finalmente logró apartar la roca.
Mientras recogía su carga encontró una bolsa, justo en el lugar donde había estado la roca. La roca contenía una buena cantidad e monedas de oro y una nota del rey indicando que ésa era la recompensa para quien despejada el camino.
El campesino aprendió lo que los otros nunca aprendieron : «Cada obstáculo superado es una oportunidad para mejorar la propia condición»

REFLEXIÓN: Es importante afrontar los obstáculos que la vida nos pone delante. Esquivar los problemas, buscar culpables o simplemente quejarnos no solucionará nada y el problema seguirá estando allí.
Afrontar los obstáculos, actuar, esforzarse… Es lo que nos hará crecer como seres humanos Superar los obstáculos nos hace mejorar nuestra situación y condición, nos ayuda a crecer y evolucionar.
La queja y la evitación nos estanca.
¿Tienes alguna roca en tu camino por mover?

Yoga Sutras de Patanjali…

Los Yoga Sutra, considerados como el texto fundamental del yoga, son un compendio de aforismos escritos por el sabio Patañjali en el siglo III a.C. 

Sutra es la transliteración de una palabra sánscrita que se traduce como «hilo» y remite asimismo a las acciones de enlazar, hacer un collar, componer. El término deriva de una antigua palabra indoeuropea que también es el origen de las castellanas «sutura» y «suturar».

Sthira Sukham Asanam

El segundo de los cuatro capítulos que componen los Yoga Sutra está dedicado a la práctica de yoga (Sadhana Pada). Uno de sus aforismos más conocidos es el II.46, «Sthira Sukham Asanam», en el que se afirma que el objetivo de la práctica es encontrar en cada postura o asana un equilibrio entre el esfuerzo y la comodidad. 


-Asana significa postura, pero su traducción literal es «asiento».
-Sthira es la transliteración de una palabra sánscrita que puede ser traducida como «estabilidad» o «fuerza». Etimológicamente, proviene de la raíz stha, que significa «estar de pie» o «estar firme». Desarrollar sthira en la práctica de yoga implica que el cuerpo pueda permanecer estable y muscularmente activo en una postura por un tiempo prolongado. Esta capacidad se desarrolla con la práctica sostenida, fortaleciendo los músculos para que puedan estar activos pero libres de tensión. Sthira remite asimismo a los conceptos de compromiso, resolución, responsabilidad, disciplina, atención, tono muscular.
-Sukha es la transliteración de una palabra sánscrita que significa «felicidad» o «comodidad». Su traducción literal es «buen (su) espacio (kha)», mientras que dukha, «mal espacio», es literalmente su antónimo pero significa también «sufrimiento». Desarrollar sukha en la práctica de yoga implica buscar la comodidad y la ausencia de obstáculos en cada postura. Otros conceptos relacionados con esta palabra son suavidad, entrega, apertura, relajación, libertad, expansión, ligereza, disfrute, alegría.

Aclarar que el hecho de encontrar una postura cómoda y estable se propone como un objetivo de la práctica sostenida de yoga pero no es algo que suceda desde un principio, lo que nos obliga a ejercitar también la paciencia.

 La práctica no debería focalizarse en permanecer estáticos en una posición sino en hacer todos los movimientos y ajustes necesarios para hacer de cada postura un asiento cómodo. Para esto, es fundamental no sostener ninguna molestia o dolor, acomodar lo que haya que acomodar, y quitar o deshacerse de lo que estorba. Esto se aplica en principio a las posturas de yoga, pero también puede ser tomado como una filosofía de vida.
Namaste

13/01/2020 Paloma Casado Encinas, profesora de yoga y meditación

reflexión …

¿ por qué no me gusta realizar algunas posturas de yoga?

Sirsasana

Reflexionando sobre este asunto de las posturas de yoga…

Tenemos que admitir que todo el que practica yoga tiene ásanas (posturas) favoritas que le encanta realizar. Se siente cómodo y confortable realizándolos.

Pero tenemos algunos otros ásanas que no nos gustan nada. Nos sentimos incómodos y cuando el profesor nos las propone ya estamos diciendo que NO con la cabeza , o para nuestros adentros, incluso sentimos que se nos ha «jorobado» la clase. ¡Con lo bien que lo estaba haciendo, que bien me sentía fluyendo con mi cuerpo y mi respiración…!


Y empezamos esas posturas ajustando lo ajustable con las instrucciones del profesor , incluso, con soportes y más soportes para hacerlo más fácil pero sintiendo que mi respiración se detiene, pensando en ¡qué mal estoy! ,¡’ que se acabe ya!, o a veces luchando contra ellas, contra todas las partes del cuerpo que están implicadas…

Pero en realidad es tu mente , tu ego, tu miedo, tu rechazo. Cualquier emoción que no has liberado, y que bloquea tu cuerpo. Es tu mente la que actúa para no hacer la susodicha postura o luchar contra ella.

Y hace tiempo que comprendí que el YOGA no es sólo una serie de posturas, de movimientos del cuerpo. YOGA es UNIÓN, unión de tu cuerpo, con tu mente, con tu alma y tus emociones…. Y que realizando esa «dichosa posturita » una y otra vez con todas las instrucciones , ajustes y comprensión técnica,llegas a lo más profundo de tu alma sintiendo temor , miedo, rechazo, incomodidad….

Te analizas a ti misma desde dentro de esa postura . Entonces  te paras a RESPIRARLA… a respirar ese miedo, ese rechazo, esa incomodidad… Y  resulta que poco a poco , con constancia, la emoción y el sentimiento que te generaba , se va diluyendo… Hasta que llega el día en el que estás «a gusto» en ese lugar… estás a gusto contigo y esa emoción desaparece. Tu haces el ásana que odiabas antes, pero ahora ya estás bien , has superado el bloqueo , el obstáculo que no te permitía avanzar… que no es otro que tu propia mente condicionada …


Así que cuando estés en tu clase de yoga y tu profesor te proponga tal o cual postura…¡¡¡NO PIENSES,NO LUCHES,NO HUYAS DE TI, SIMPLEMENTE SIENTE, SIÉNTETE !!!

NAMASTE
14/03/2019 Paloma Casado, profesora de yoga y meditación

las posturas más sencillas

Bitilasana- Marjaryasana

Las posturas más sencillas realizadas de manera constante tiene más beneficios para la salud que hacer posturas más difíciles , casi imposibles…

“El 90% de los beneficios del yoga para la salud provienen del 10% de las asanas más básicas.”

No son las posturas imposibles las que más benefician nuestra salud física y mental si no que una práctica suave pero constante puede ser más beneficiosa, y sobre todo más adecuada para la mayoría de las personas.

Por ejemplo, la sencilla secuencia de dos posturas como bitilasana y marjaryasana(el gato y la vaca) es inmejorable para movilizar la columna vertebral, se alivian y previenen dolores de espalda, se corrige la postura, se estira el cuello y se fortalecen los músculos abdominales, las muñecas y los brazos. Y además alivia el estrés físico y mental.

Este tipo de posturas son adecuadas para casi todo el mundo y se pueden realizar tanto al principio del día, para estimular la circulación , obtener energía para el organismo, como al final de la jornada, para preparar el sueño.
🕉 NAMASTE 🕉

16/04/2018 Paloma Casado ,profesora de yoga y meditación