MASAJES-TERAPIAS

masaje thai , metamórfico y reiki

Masaje tradicional tailandés


El masaje Tradicional Tailandés o Masaje Thai es un técnica milenaria que se realiza en un futón en el suelo, aplicándose a todo el cuerpo, de pies a cabeza.

Su origen es milenario, fue creado por el doctor cercano a Buda con la intención de mantener su salud y la de sus discípulos en un estado óptimo, el Dr. Shivago así se llamaba, fue recolectando todas las técnicas que le parecían interesantes de las diferentes medicinas asiáticas durante el transcurso de peregrinación con su paciente, destacando como principal la filosofía yóguica y la medicina ayurveda.

Con el paso del tiempo se fueron creando dos métodos distintos de aplicación, uno empleando más la digitopuntura y el otro la apertura del cuerpo con amplios estiramientos, ambos sin modificar ni alterar los principios curativos ni objetivos terapéuticos generales, ya que dichas técnicas son las encargadas de desbloquear tanto el cuerpo físico, el emocional y el mental, permitiendo estén en perfecta armonía evitando la enfermedad o desequilibrio.

masaje de pies (reflexología)

Es uno de los más habituales en tailandia. Como el masaje tradicional tailandés, el masaje de pies es un masaje sobre todo preventivo: es mejor cuidar el cuerpo cuando está sano que preocuparse sólo cuando está enfermo.

Al igual que otras técnicas de reflexología, en el masaje de pies tailandés se considera que cada zona del pie está relacionado con una zona u órgano del cuerpo, por eso, al presionar o masajear una zona se está “masajeando” el órgano correspondiente. Bajo este punto de vista, el masaje de pies, se puede considerar un masaje completo porque afecta a todo el cuerpo.

En resumen, te recomendamos que pruebes nuestro masaje de pies. Además de ser una experiencia saludable y placentera, no podemos olvidar que nuestros, generalmente, maltratados y “enzapatados”  pies agradecerán sin duda una liberación, aunque sea temporal. Todos somos conscientes de lo agradable que resulta llegar a casa después de un día de mucho andar o de estar de pie, quitarse los zapatos y masajearse uno mismo los pies maltrechos.¡ Imagínate esa sensación multiplicada por cien!

Y para completar en masaje, al acabar el masaje de pies, se masajea también brevemente las piernas. ¡¡¡¡Seguro que quieres que dure más!!!!

Reiki


Reiki es una palabra sánscrita que significa REI, energía universal y KI, energía vital.

Es una técnica de canalización y transmisión de energía vital a través de la imposición de manos, que se utiliza para obtener paz y equilibrio en todos los niveles:

Físico: mejoría en dolencias, lesiones, metabolismo,etc.
Emocional: problemas sentimentales, agresividad, infelicidad, etc.
Mental: hábitos dañinos, estrés, insomnio, etc.
Espiritual: armonía, paz, equilibrio, etc.

Reiki actúa en profundidad yendo a la raíz del problema físico o emocional, permitiendo que la emoción o el patrón de conducta que ha creado el desequilibrio, se manifieste y sea sanado.

También nos ayuda al crecimiento personal y a la expansión de nuestra conciencia.

La terapia Reiki pueden recibirla todos los seres humanos (adultos sanos, enfermos, embarazadas, niños y bebés), incluso también los animales y las plantas.
Es una terapia complementaria a la medicina convencional y terapias psicológicas reconocida por la Organización mundial de la salud (OMS).

El método Reiki se basa en la creencia hinduista sobre los Chakras, que explicarían los estados de salud de los seres humanos. Según esta creencia, el mal funcionamiento o bloqueo de uno o varios Chakras sería el que provoca o agrava el mal estado de salud dando lugar a enfermedades y trastornos.
El reikista actúa como canalizador de la energía universal y su objetivo es re armonizar los planos físico, emocional, mental y espiritual que han enfermado.

Masaje Metamórfico

El masaje metamórfico, también conocido como técnica metamórfica, es un tipo de masaje suave parecido al masaje linfático que se realiza en pies, manos y cabeza. Sirve para trabajar un problema o un bloqueo de energía que se generó al nacer y que puede dar lugar a unos patrones de conducta que se repiten durante toda la vida.

Metamorfosis significa transformación y la aplicación de esta técnica permite recuperar la energía vital que fue generada en el período de gestación, favoreciendo el potencial de auto-curación de cada uno y proporcionando un estado de relajación y bienestar que induce al equilibrio.

Es importante resaltar que nuestra salud no sólo es dictada por la ausencia de dolor corporal sino por la capacidad de vivir en armonía. Y este masaje contribuye a mejorar nuestra salud porque, podríamos decir que se produce una “metamorfosis” de la persona, un nuevo comienzo.

La técnica metamórfica permite que la persona transforme sus patrones emocionales, mentales y de comportamiento. Es una herramienta que ayuda a las personas a curarse, soltando las limitaciones del pasado, permitiendo sentirse libres de condicionamientos para continuar con sus vidas.

Los pacientes que reciben una sesión suelen reportar muchos cambios en su vida: relaciones más estables, y sobre todo, más confianza en su futuro y en sí mismo.

Cómo se realiza un masaje metámorfico

El masaje metamórfico se realiza estando el paciente descalzo, sentado o tumbado, en un entorno tranquilo y relajante, acompañado de una suave música, incienso o velas. Para realizar el masaje se pueden utilizar aceites esenciales, pero antes, habremos preparado el pie limpiándolo con toallitas húmedas o con una toalla previamente calentada al vapor que ayudará mediante el calor a relajar el pie.

En la práctica, el terapeuta usa un ligero masaje o un toque suave con los dedos en el lado interior del pie del paciente, comenzando desde el dedo gordo, justo en la esquina de la uña, hasta el talón; primero se trabaja con el pie derecho, luego se trabaja con en el otro pie de la misma manera y finalmente se pasa a las manos y a la cabeza.

En este recorrido se estimulan:

  1. la glándula pineal
  2. la glándula pituitaria.

La sesión suele durar aproximadamente una hora, con una frecuencia entre cada tratamiento de una vez por semana. En el caso de niños o ancianos se reducen los tiempos. El tratamiento completo varía en función para cada caso particular.

Es importante recalcar que durante las sesiones el terapeuta no interpreta ni hace diagnóstico, ya que éste es sólo un catalizador. Como ya hemos comentado, el masaje metamórfico no requiere conocer los síntomas o la enfermedad y, por lo tanto, no hay necesidad de hacer ninguna historia clínica.