¿Miedo a la nueva normalidad? Combátelo

El estado de alarma y el encierro generaron una gran oleada de ansiedad y confusión. Sin embargo, muchas de las personas afectadas por esta inesperada forma de estrés, ahora temen romper la calma y el confort que han encontrado en sus hogares, es lo que se conoce como «síndrome de la cabaña».

Si estos días sientes miedo a salir a la calle, a relacionarte con personas fuera de las paredes de tu casa, temor a realizar actividades que antes eran cotidianas como ir a trabajar, o temes utilizar el transporte público, puedes estar sufriendo este fenómeno psicológico.

La buena noticia es que son sensaciones pasajeras que pueden mejorar en poco tiempo. Te damos algunos consejos básicos que te ayudarán a lidiar con esta nueva realidad emocional, para que te sientas libre y seguro otra vez.

Pasos para retomar la rutina progresivamente:

  1. Haz salidas graduales, así podrás ir regulando poco a poco tu contacto con el exterior y acostumbrarte a tener a gente cerca.
  2. Respeta los protocolos de seguridad, te ayudará a sentirte seguro en todo momento.
  3. Sé paciente y respetuoso con tus emociones y no te fuerces a nada, mañana podrás volver a intentarlo.
  4. Comparte lo que sientes con tus personas de confianza para quitarle hierro a la situación
  5. Busca propuestas para hacer tus actividades ( como yoga) en el exterior (grandes espacios) en lugar de en locales cerrados.

yoga y meditación para combatir la ansiedad

Aunque muchos conozcan el yoga como una disciplina física donde se practican diferentes posturas o asanas que mejoran la condición física, la ejecución de estos movimientos va más allá y de cultivar solo el cuerpo. En la Bhagavad-gita, también conocida como la “Biblia” del hinduismo, se dedican múltiples capítulos referidos a la filosofía del yoga, donde se establece como objetivos el control de las alteraciones mentales, la reducción de los sufrimientos, el desarrollo de la espiritualidad y la capacidad de discernir entre lo bueno y lo malo, obteniendo así el bienestar del cuerpo y el alma.

Una sesión de yoga suele durar entre una hora y una hora y media, durante la cual se practican diferentes asanas (diversas posturas que tienen como objetivo actuar sobre el cuerpo y la mente) con distintos grados de dificultad dependiendo el nivel del alumno. Al finalizar, se dedican unos 10 y 15 minutos a técnicas de relajación y meditación destinadas a devolver el cuerpo y la mente a la calma.

Su práctica garantiza una serie de beneficios tanto físicos, mentales y espirituales para aquellos que lo practiquen de manera constante.

Beneficios físicos

  • Fortaleza: las asanas tonifican cada parte del cuerpo
  • Resistencia: la práctica regular incrementa la capacidad de trabajo
  • Flexibilidad: un cuerpo joven es mantenido y restablecido a través de un correcto estiramiento
  • Postura: mientras el tono y la flexibilidad se equilibran, se establece una postura erguida y sin esfuerzo
  • Energía: la mejora del funcionamiento glandular y la relajación profunda dejan una sensación de frescura y calma.
  • Salud: Un estado de bienestar consistente es experimentado cuando la mente y el cuerpo están equilibrados
  • Mejora de la circulación sanguínea

Beneficios mentales

  • Concentración: la penetración de las posturas de yoga profundiza y extiende la concentración, la memoria y la atención
  • Estabilidad emocional: el contacto con el yo interno nos da perspectiva sobre la vida y aísla la mente de las alteraciones
  • Paz: tranquilidad en el mente, tolerancia en la mente y la absorción en el yo interno genera un estado permanente de paz y tranquilidad
  • Auto reconocimiento: desarrolla las habilidades necesarias para comprender el funcionamiento de la mente a través de la observación de la actividad del propio cuerpo y de la respiración
  • Desarrollo integral y progresivo de mente y cuerpo: facilitando la expresión de los potenciales del practicante y fortaleciendo el autoestima

Beneficios espirituales

  • Sabiduría: una práctica persistente desarrolla el conocimiento que florece como sabiduría
  • Libertad: la ecuanimidad y la sabiduría conducen a la experiencia de libertad en la vida diaria
  • Integración: la exploración regular y la conexión de las capas mentales, espirituales, físicas y emocionales conducen a un estado íntegro de armonía
  • Descanso mayor durante la noche
  • Calma para afrontar los problemas de la vida diaria